*

Transitional Landscapes, an exhibition by Cristina Ferrández Box

TEXT FOR EXHIBITION CATALOGUE 
TRANSITIONAL LANDSCAPE
ARTIST CRISTINA FERRANDEZ


YOU CAN CLICK ONLINE TO ISSU AND GET IT
http://issuu.com/cristiona/docs/catalogo_transitional_landscapes__c.ferrandez
http://issuu.com/cristiona/docs/urbangardens


 




 Transitional  Landscapes, 
an exhibition by Cristina Ferrández Box


Esta exposición realizada en el Centro de Escultura de Candás Museo Antón, con el patrocinio de la Fundación HC Energía, es el resultado de un proceso de residencia de tres meses en la costa jurásica del sur de Inglaterra , en  Portland Sculpture & Quarry Trust, una organización especializada en la talla en piedra que ha desarrollado unas prácticas de archivo e investigación entorno al paisaje como ciencia y sus implicaciones con la industria; una disciplina artística muy próxima a las ciencias medio-ambientales. 

La residencia de tres meses consiste en un curso de talla de piedra Portland (Portland Limestone) unido a un proceso vital de acercamiento, aproximación y aprendizaje a este método escultórico. La experiencia de Cristina Ferrández  como residente en la costa inglesa se percibe en su trabajo artístico, realizado a partir de videos y fotografías que documentan el paisaje como naturaleza en evolución y también los procesos de industrialización en ese entorno natural. Desde esta aproximación al material y su environment, y el desarrollo de las prácticas de talla, han resultado unas intervenciones en el espacio expositivo a partir del trabajo con la piedra caliza. Intelectualmente, el trabajo crítico de Cristina se acerca a una metodología enciclopédica de investigación, muy cercana a las ciencias humanas, acabando el proceso de exposición en una poética de la piedra como pedagogía y crítica social, y también como muestra del escenario de la evolución como especie.

Con anterioridad, la artista ha trabajado la piedra caliza ya en  el  espacio expositivo Drill Hall Gallery en Portland, Dorset,  que junto a diversos fósiles de la zona como amonites, videos, fotografías e instalaciones conforman una escena donde se reproduce de manera particular un paisaje, el de las canteras de la costa inglesa. Longed for Landscapes,  cuyas obras son  influencia del estilo Smithson, que en su deriva desde el Land Art, presenta la exposición como una inclusión en el museo de un lugar otro, que se retorna patrimonio y humanidad, una vuelta poética del paisaje interiorizado en un non-site, un proceso patrimonial del paisaje en el museo, donde la institución es mediadora para la conservación, no sólo de la obra de arte, sino del paisaje y el medio ambiente.

Sus títulos, sugestivos y emotivos, con voluntad científica, como Erosión, Biolandscapes, Pangea with Pantahalasa, Transitional Landscapes, están formados por videos, instalaciones, proyecciones, piezas de piedra esculpida o fósiles como amonites o stromatholites. Este proceso de investigación y tratamiento de la escultura es de una metodología analítica, donde la artista incluye la intermediación de disciplinas y ciencias. Se mezclan la geología, la antropología, la arqueología, en cuanto que la actividad extractiva industrial de la piedra es también parte de un proceso arqueológico que nos desvela conocimiento.  También su narrativa dramatiza acerca del proceso de erosión, la fosilización y la constante transformación del paisaje. Con referencias al imaginario colectivo y la figura de la vanitas, logra un entendimiento de lo humano en esta situación global de degradación del proceso geológico al que nos enfrentamos. 
 
- Pangea with Panthalasa. Pieza principal, lajas de caliza Portland tallada, 80x160x2,5cm. Video proyeccion, formato Pal, 04:13min


En conjunto, la instalación en The Dill Hall Gallery en Portland resulta de un estilo lacónico y melancólico, pero crítico, con reminiscencia a las tendencias de los años 80s. Hay una interrogación que se desprende de su empirismo, algo que permite preguntarse como recobrar esa unicidad y por qué esta tendencia del hombre a la pérdida, a la ruptura y el olvido, al desprendimiento en el que estamos sometidos como sistema.

Sus videos retratan los diferentes procesos de erosión. Uno, lento y natural propio de los acantilados de Portland. El otro, el artificial ocasionado por las máquinas de la Albion Stone Quarry Company, una de las industrias de la Isla de Portland. 

Sus esculturas, trabajos site-specific y videos trabajan y se proyectan  sobre la forma de los amonites, los fósiles del jurásico, que todavía hoy se encuentran en la extracción de las canteras. Interesada en la formación de este  paisaje, desde sus inicios en las cálidas lagunas del período jurásico hasta los actuales acantilados y canteras vacías, Cristina Ferrández se interesa por mostrar este proceso de creación, de transformación, que como diría Gaudí, expresa la idea de la “piedra viva”. En Biolandscapes, su empirismo científico-crítico centra la atención en la formación del paisaje a través de millones de años, en los estratos acumulados y su proceso de erosión, y un nuevo relleno de detritus contemporáneo. En su obra hay un proceso de investigación, no sólo de los procesos geológicos de transformación, sino que hay una detallada sospecha acerca de los movimientos humanos de degradación y aceleración. El hombre recibe materialmente de esta fuente de recursos, pero parece no haber encontrado todavía un positivismo lógico y consecuente con la naturaleza, donde por parte del explotador,  se le dé al lugar o al paisaje un beneficio. En su sospecha, casi de espionaje industrial, la artista se introduce en las fábricas para mostrar este proceso industrial, artificial, maquinal, como paralelo al natural, orgánico y fluido. Estos procesos de transformación de la naturaleza, uno rápido y humano o industrial, el otro lento y natural, son diferentes tipos de erosión, y de visionado del tiempo biológico. Los agentes de transformación del paisaje son retratados en unos videos por medio del uso de una estética de la imagen neutral que lleva al espectador al cuestionamiento y al vaciado de significado, un acercamiento a la hermenéutica de la forma. Dentro de la Albion Stone Quarry Company filma y registra los movimientos que transforman el material, el paisaje en sí mismo. De este modo el proceso encierra una cadena cíclica devastadora,  decadente: del paisaje natural a la piedra industrial, hasta llegar  al estado de deshecho post-humano. Actualmente, algunas de las canteras vacías de Portland, son rellenadas por containeres y camiones llenos de runas y deshecho arquitectónico, devolviendo a la naturaleza, lo que anteriormente tomamos del paisaje. Tras la demanda del material, viene la demanda del espacio para el desecho.

- Pangea with Panthalasa. Pieza principal, lajas de caliza Portland tallada, 80x160x2,5cm. Video proyeccion, formato Pal, 04:13min



 En los diversos videos y obras, claramente se representan estas tres fases de creación que pertenecen a tres estadios o eras de la civilización. La era primigenia o natural, pre-industrial. La era industrial y de transformación de primeras materias, y finalmente la era post-industrial. De los ejemplos mas brillantes con las edificaciones de la piedra de la cantera de Portland esta la Saint Paul Cathedral de Londres, de piedra blanca, mostrándose también como una obra y creación que ofrecemos a la naturaleza en forma de arquitectura.

Sus obras son de un resultado poético y efímero, generando una sensación de ligereza, muy próximas al origen. Entre los títulos, destaca Pangea con Panthalasa, un atlas de piedra caliza donde se representan los 4 periodos geológicos de creación ( Cuaternario, Cretáceo, Jurásico y Pérmico) y la fragmentación de Pangea. Con una intencionalidad de recobrar o recuperar, incluso cuestionar la evolución, la obra está formada por un video y una escultura que mantiene la forma de Pangea, el continente entero, el mundo unificado. La talla en escultura es precisa y está documentada conceptualmente con esquemas y dibujos de atlas que pertenecen al archivo de la Quarry Trust en Portland. Además del trabajo artístico con la piedra, como representación y exhibición de modelos para el conocimiento e investigación en materiales, la información contenida en el video es una colección de datos, geográficos, geológicos, de desplazamientos y migraciones de especies, de las etapas de crecimiento, que con una vocación de ilustración resultan poéticos y contemporáneos. Algunos otros, como mapas del mundo se proyectan con información científica, económica, geofísica, climática y humana. En el video recupera la misma idea con la que la sonda Voyager fue lanzada al espacio. Una recopilación de datos, flora y fauna, e  imágenes universales del hombre y su historia desde la creación del genoma, al cuerpo, etc., todo bajo esta apariencia de unidad global y armonía. Todos estos datos son proyectados sobre la placa esculpida de la tierra en la forma de su deriva continental, este mapa físico sobre el que se representa la geopolítica, la religión y otros aspectos de las ciencias sociales. También, en su posición crítica y artivista, la artista responde a una necesidad ecológica que está siendo ralentizada  en las Cumbres Medioambientales Internacionales. Cuando el mundo globalizado adquiere el poder de unos pocos y las voces de la mayoría son acalladas, estos movimientos paralelos, alternativos y rechazados son de una emergencia necesaria.

 En sus videos, hay un trabajo no solamente de recopilación de datos, sino que participan del arte conceptual o el statement político. De nuevo, la influencia del arte político y activista, de los movimientos post-feministas de los 80s: Jenny Holzer (Truismos) o Adrian Piper, como referentes. En su crítica, reivindican el arte como motor de expresión y transformación de la ideología política de masas. Los eslóganes son claramente declamatorios: Prosperity without Growth (Prosperidad sin crecimiento), una crítica al industrialismo, a la producción masiva, al constante deterioro económico y al gasto especulativo de la propaganda capitalista, un sistema condenado al fracaso por su falta de respeto y tolerancia al medio que le rodea; Pangea with Panthalasa ( Pangea con Panthalasa), que responde a los nombres que recibieron Tierra y Océano en ese estadio de la creación en que todavía estaban unidos, una tierra: Pangea, un océano: Panthalasa; Social Creativity for a finite World (Creatividad social para un mundo finito), en una reivindicación de las prácticas artísticas como motor de evolución social e ideológico; From sustainable development to decline, o traducido del desarrollo sostenible al decrecimiento, un eslogan muy próximo a las reivindicaciones actuales de movimientos antiglobalización que asumen el riesgo del productivismo y optan por ecologías de la producción basadas en la sostenibilidad y el cooperativismo. El slogan pone atención a esta condición económica que es el decrecimiento, un concepto político, económico y social que se opone al relativo consenso político actual sobre el crecimiento económico. Es un término nacido en la década de los 1980 y su intención es la toma de conciencia a las consecuencias del consumo masivo de los recursos naturales por encima de su generación natural, en la que se basa la sociedad de consumo, derivada de un sistema liberal. El concepto de decrecimiento incluye la reflexión entorno al agotamiento de los recursos energéticos como el petróleo, el gas, el carbón o el uranio, también de algunos minerales, la degradación del medio ambiente, el cambio climático, la pérdida de biodiversidad y la contaminación; el último slogan Demand for land for transient human landscapes (Demanda de territorio para paisajes humanos transitorios o temporales), hace referencia al consumo masivo del territorio para una especulación a corto plazo, transitoria pero irreversible,  con una clara intencionalidad de sanar el paisaje a partir de un proceso ritual de acercamiento, convivencia y vinculación existencial con el entorno.

- Biolandscapes; Pangea with Panthalasa. Videoinstalacion. Drill Hall Gallery. Portland 


Esta poética ritual de curación del espacio natural por mediación de prácticas artísticas como la performance o la escultura es característica en el recorrido y trayectoria de Cristina Ferrández. En obras anteriores, ha practicado con elementos como el agua o los paisajes incendiados. Esta forma de praxis artística  que desarrolla proyectos in situ, recuerda al Site-Specific, el Land Art o Earth Art.

Aunque estos dos últimos movimientos se asemejan en contenido, uno en Europa y otro en EE.UU., nunca sus declaraciones fueron ecologistas. Mediante la  derivación contemporánea de los movimientos artísticos con la Tierra claramente críticos con el Land Aart, se ha  logrado un nivel de desarrollo de obras relacionales, medioambientales y que se centran en una práctica directa con el entorno consistente en su transformación y mejora. Después de la crítica al Land Art como movimiento no realmente medioambiental, actualmente las prácticas de arte y naturaleza son ya capaces de crear para restituir la vida, generando o re-generando ecosistemas en equilibrio con la natura, muy lejanos ya de las intervenciones especificas, realmente masivas, de sus predecesores. 
Quizá estos procesos de intervención, y como Cristina dice literalmente, son un proceso ritual con el territorio. Una ética y dialéctica regenerativa de la acción artística que mediante instrumentos naturales o reales del lugar, y medios de post-producción como la fotografía, el video, hasta objetos, performance teatrales, ofrendas y rituales consiguen comunicarse y abrazarse con el entorno, en un intento de síntesis de conocimiento y experiencia que produce el hecho metafísico. Un despertar de la vida. Un diálogo con el entorno a partir de la acción artística como metáfora de un proceso de curación del lugar. Un lugar afectado, donde el incidente genera una drástica transformación, a menudo dolorosa, que requiere reconciliación y conciencia del yo con lo otro, de lo humano con lo no-humano.

Así, en la obra de Cristina Ferrández  hay una interrogación por la relación del hombre con la naturaleza, un posicionamiento en relación con lo urbano y el entorno, en convivencia, respeto y tolerancia; pero más allá, una comprensión y entendimientos muy significativos de la producción del material, el oxígeno, el fuego, la piedra, el alimento. Aquí el ritual deviene un culto metódico con referencias clásicas y tradicionales con alusiones al sacerdote, al shaman, al curador, como mediador con el medio externo.

También, en algunos casos, su crítica política se dirige al devenir de los tiempos, y  reflexiona entorno al medio urbano como invasión masiva de corporaciones, sin dejar espacio debido a la especulación, denunciado también por Baudrillard,  de cómo la opinión pública se ve invadida por una construcción consumista. Para la artista, reconquistar el espacio natural, tanto en lo urbano como fuera del límite de la ciudad, significa reformular unas prácticas artísticas críticas con la producción de objetos y acordes con la performance.

Cristina Ferrández Box trabaja también en este proyecto la fotografía en gran formato. La imagen de una mujer frente al paisaje, o mejor expresado, frente a los cortes del paisaje y el paso del tiempo, tiene una reminiscencia de C.D. Friedrich y el paisaje romántico, bebiendo de referencias como  La atración del Abismo de Rafael Argullol .  Aquí, la figura de la mujer adopta el papel de Naturaleza ambivalente, la mujer portadora de luz como creadora, como Deidad antigua (Demeter, Rhea,Gaia...). Esos arquetipos femeninos o figuras de la Diosa-Madre representan el mito origen de la creación y junto al paisaje resuelven de manera poética las relaciones del hombre y su entorno en su cuestionamiento y búsqueda de la razón universal de existencia.

- Transitional Landscapes. video formato Pal, 03:24min.


 Esta fusión romántica de conocimiento y afrenta ante lo desconocido y lo otro, se escenifica naturalmente como una unidad global que permite pensar lo más amplio de nuestras condiciones como humanos, esencialmente en un plano ontológico de creación y materia, y también en un plano sociológico y antropológico en sus características espacio – temporales. También y específicamente, el resultado permite referenciar a las figuras teatrales clásicas. Desde Clitemnestra, la madre terrible, a las figuras clásicas de Diosas de la Tierra o Divinidades Femeninas paganas, pasando también por las feroces representaciones barrocas femeninas, hasta finalmente pensar en artistas de la performance contemporánea como Marina Abramovich, que en su obra Balkan Baroque, de 1997, aparece sentada en la cúspide de la pirámide inmortal erigida con huesos y materia del desperdicio humano. Las imágenes femeninas responden a la idea de los arquetipos de Jung y a la teoría de la compensación asociada a la imagen de la mujer dentro de parámetros del  Ecofeminismo. La figura de la Diosa, que en su dualidad de poder, creación – devastación, de la tierra, del territorio, del medio natural en el que nuestra civilización se asienta representa las teorías del decrecimiento y la conciencia universal. Mientras en Friedrich la figura humana todavía mira desde las alturas expectante sobre la naturaleza inconmensurable, estableciéndose  la ruptura con ella, en la obra de Cristina Ferrández, la mujer se enfrenta dese su base al corte del paisaje geológico, que queda al descubierto trás la actividad industrial, mostrando  la formación de la roca – paisaje a través de millones de años desde el estrato jurásico hasta nuestros días. Con ello se revela la consciencia de un  tiempo  terrestre y lo acotado del tiempo humano.
 La figura de la Mujer-Diosa, tomando conciencia de nuestro lugar en esa línea temporal de millones de años de evolución se contrapone a otra mujer que mira el paisaje de la devastación, a lo sublime de la propia obra, es el nuevo paisaje humano, el del desarrollismo vinculado  a un mundo de orden  masculino. La mujer, con una piedra en su mano muestra la impotencia, ¿quién tira la primera piedra ante todo esto? todo somos culpables, implicados. Otra  mujer se muestra  frente a un potente símbolo del progresismo mecánico, the digger, la taladradora y  pala excavadora del paisaje, ese falo, una imagen post-porno (sexual y política), claramente referente al hombre, al paternalismo y al tradicionalismo occidental excluyente y de modelos unívocos.

 La Diosa, poderosa, figura ambivalente y de contrarios, concentra la devastación y el cuidado, la protectora y peligrosa, despiadada y fagocitadora.

Finalmente, Cristina Ferrández, trabajando en este medio, la escultura , y en su disciplina, el paisaje, responde a una filosofía y manera de comprender la historia que engloba la ecología, la industria, el arte, la arquitectura,  pedagogía y  educación, la geología y las ciencias de la tierra. La artista utiliza el paisaje y la escultura, la talla en piedra, como punto de partida de una deriva intermediática (interdisciplinar) que procura el uso de nuevos medios, video, fotografía, con el arte ritual, un mediador con el territorio. Un medio de entablar un diálogo, no una apropiación o simple representación del paisaje en un interior museográfico, sino que sus intervenciones directas en el medio ambiente, son procesos de curación, de tratamiento y saneamiento de las fases de creación y destrucción a las que nos vemos lanzados.
Mediante la metáfora del acto artístico, la artista es un catalizador para la curación del lugar, el lugar del incidente, de la transformación drástica (en el caso de las canteras es obvio). Una reconciliación entre entidades, cuya relación se fue distorsionando mediante el alejamiento y el progreso. En este aspecto ritual y performativo, la influencia de Long y los artistas Land Art o Earth Art, por abandonar las salas y dedicarse a la deriva y al paseo en el paisaje, encuentran en estas prácticas una tendencia al minimalismo y al universalismo, a la simplificación de conceptos y formas, Cristina Fernández Box toma de Long su universalismo, lo universal de los conceptos, de la conciencia y la existencia, a pesar de todas las fragmentaciones sociales, para llegar a todas las mentes. 
- Biolandscapes. Video formato Pal, 04:57min. Videoinstalacion con amonites y stromatolites.


Cristina Ferrandez Box


Laura Plana Gracia
Assistant curator  

 
-